Anticonceptivos Hormonales:

Los anticonceptivos hormonales son un grupo de formulaciones anticonceptivas seguras y efectivas para la protección contra embarazos, cuya elección depende tanto de características propias de la paciente, en lo referente a antecedentes, a experiencias o enfermedades previas y a sus preferencias personales.

Las mismas incluyen:

-Anticonceptivos orales combinados de consumo diario.

-Anticonceptivos orales de progesterona sola de consumo diario.

-Anticonceptivos inyectables de consumo mensual.

-Parches anticonceptivos.

Anticonceptivos de barrera:

Estos constituyen un excelente grupo de opción, pero sus efectividades dependerán de la consistencia de la paciente en su uso, ya que deben ser utilizados durante cada relación sexual. Si bien existen preservativos masculinos y femeninos, como así también otras opciones anticonceptivas de barrera, en nuestro País disponemos fundamentalmente del preservativo masculino.

Este es el único método que brinda protección contra enfermedades de transmisión sexual.

Dispositivo intrauterino:

Es uno de los métodos anticonceptivos más utilizados en el mundo, y presenta ciertas características que lo hacen muy útil en determinadas pacientes. Por un lado tiene larga duración, ya que pueden ser utilizados por períodos de 5 a 10 años, por el otro presentan la comodidad de no tener que recordar la toma de ninguna pastilla o hacer nada previo a cada relación sexual, por lo que tiene una de las mejores tasas de eficacia, ya que no depende de ninguna acción por parte del paciente.

Entre sus inconvenientes se deben mencionar los muy infrecuentes problemas o complicaciones de la colocación, como así también algunos dolores durante su colocación. Se debe destacar que el dispositivo intrauterino no protege contra enfermedades de transmisión sexual.

Anticoncepción química:

Si bien existen diferentes métodos químicos utilizados como anticonceptivos, los geles o cremas espermicidas son los más conocidos. En general son efectivos, y actúan alterando el esperma eyaculado por el hombre. Su mayor efectividad se logra en combinación con otros métodos y en particular los de barrera, como son los preservativos con espermicida. Además su efectividad depende que la paciente siga las instrucciones de uso, por ejemplo, con respecto al tiempo que se debe esperar entre la colocación y la relación sexual, o la necesidad de colocarlo antes de cada coito.

Por otro lado estos anticonceptivos químicos no protegen contra las enfermedades de transmisión sexual.

Como se puede ver, las opciones disponibles son múltiples, y exceden a las pocas incluidas en este artículo, cuya intención es mostrar algunas de ellas para generar interrogantes y fomentar la discusión acerca de los diferentes métodos disponibles con su médico de cabecera.