Diagnóstico:

Para realizar el diagnóstico se recomienda en general respetar ciertos principios, ya que los expertos recomiendan descartar otras patologías que pueden tener manifestaciones similares. Para esto, su médico además de hacer un interrogatorio y un examen físico, en general le debe solicitar un examen de sangre y una ecografía transvaginal, que se realizarán en los primeros días del ciclo menstrual.

Consecuencias asociadas:

Existe concordancia acerca de que es importante estar alerta de este síndrome para lograr realizar el diagnóstico, ya que se vio correlacionado con patologías a largo plazo, como los son:

-Síndrome metabólico con sus consecuencias, hipertensión, alteración del colesterol y triglicéridos, obesidad, generando un aumento del riesgo cardiovascular en algunas pacientes.

-Resistencia periférica a la insulina e intolerancia a la glucosa, que en el largo plazo puede culminar con el desarrollo de diabetes tipo dos, condición que es más frecuente si existe sobrepeso.

-Problemas para lograr un embarazo espontáneo, el cual afecta a una buena parte de las pacientes con este diagnóstico, aunque algunas logran un embarazo aún sin tratamiento.

Tratamiento:

Cuando se habla del tratamiento, en general el mismo se basa en la combinación de dos elementos. Por un lado una modificación en los estilos de vida que incluye el ejercicio físico regular y la dieta balanceada en pacientes obesas o con sobrepeso, que permita lograr un peso adecuado. Estas dos medidas se mostraron útiles en casi todas las pacientes con este diagnóstico independientemente de su situación personal.

Por otro lado, existen una serie de tratamientos farmacológicos cuya indicación dependerá en general de los síntomas que presenten las pacientes y si desean o no quedar embarazadas. Entre estos podemos mencionar a las pastillas anticonceptivas que logran regularizar los ciclos, y algunas formulaciones logran corregir las alteraciones del vello corporal. También se utiliza un grupo de medicamentos con efecto anti androgénico, cuya finalidad es modificar el crecimiento del vello corporal. En pacientes que desean embarazar se pueden indicar medicamentos que estimulen la ovulación. Las pacientes en que se detectan alteraciones en la regulación de la glucosa, una droga llamada metformina se indica con bastante frecuencia, porque además de actuar sobre la glucemia, nos posibilitará modificar algunas de las manifestaciones de este síndrome.

Es importante mencionar que no todas las pacientes necesitan tratamiento farmacológico y que incluso algunas con solo realizar las mencionadas modificaciones del estilo de vida, lograrán revertir las manifestaciones de este síndrome.