– El cáncer de cuello uterino es una patología dable de prevenir.
Verdadero
Se estima que por medio de la aplicación de estrategias preventivas adecuadas, el cáncer de cuello uterino se puede prevenir hasta en un 75% de los casos. Puede ser efectivamente evitado por medio de una correcta combinación de prevención primaria y secundaria.
La aplicación de la vacunación contra el HPV en la forma de profilaxis pre-exposición en las adolescentes, es la mejor estrategia de prevención primaria para alcanzar el máximo impacto en la reducción de la carga futura de cáncer de cuello uterino.
El cribado poblacional en busca de lesiones precancerosas, constituye un método eficaz para la prevención secundaria del cáncer de cuello uterino.

– Respetar las pautas de control ginecológico es una manera adecuada de prevenir esta enfermedad.
Verdadero
El cribado poblacional en busca de lesiones precancerosas, constituye un método eficaz para la prevención secundaria del cáncer de cuello uterino, tanto para mujeres que no se encuentran en la edad de vacunación, como también para aquellas que son vacunadas.
El cribado del cáncer de cuello uterino es la única opción para su prevención, en aquellas mujeres ya expuestas al HPV.
Los programas de cribado deberían comenzar por las mujeres entre 25 y 30 años o mayores. Los métodos, intervalo y frecuencia de tamizaje poblacional varían entre países, y son el resultado de normativas nacionales que contemplan en la selección diferentes aspectos de cada país.

– Solo algunas mujeres contraerán la infección por HPV, pero de ellas la mayoría tendrá consecuencias adversas por la misma.
Falso
La infección genital por HPV es una de las infecciones por transmisión sexual más frecuentes en el mundo.
La mayoría de los hombres y de las mujeres sexualmente activos, se infectarán por el HPV al menos una vez a lo largo de su vida, pero solo una minoría pequeña de las mujeres infectadas desarrollarán lesiones precancerosas y cáncer de cuello uterino.
La mayoría de las infecciones son asintomáticas y regresan espontáneamente en los 2 años siguientes.

– Todos los tipos de HPV se relacionan a cáncer de cuello uterino.
Verdadero Falso
Los datos demuestran que existe material genético del virus en casi el 100% de los casos de cáncer de cuello uterino. Pero no todos los serotipos virales se relacionan a esta patología. Esto llevó a clasificar los virus en base a su potencial oncogénico.
Existen algunos serotipos llamados de alto riesgo, los cuales están presentes en casi todos los casos de la enfermedad, existiendo dos en particular (el 16 y el 18) que son responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello uterino.
Otros serotipos denominados de bajo riesgo, no son considerados carcinogénicos en humanos (el 6 y el 11), y se asocian principalmente a verrugas genitales.

– La forma más frecuente de transmisión del virus es por vía sexual.
Verdadero Falso
La transmisión de la infección por HPV se produce principalmente durante las relaciones sexuales, principalmente en el coito vaginal o en el anal.
Se han notificado otras formas de transmisión mucho menos frecuentes, como el contacto con la piel de los genitales (por ejemplo, pene – vulva), y transmisión de madre a hijo, pero su implicancia en el cáncer de cuello uterino es probablemente marginal.
Otra vía de transmisión del HPV es el sexo oral.

– El uso del preservativo es suficiente para no contraer HPV.
Verdadero Falso
El correcto uso del preservativo masculino, esto es, durante toda la duración y en todas las relaciones sexuales, reduce substancialmente el riesgo de infección por HPV.
En la infección por HPV la protección que brinda el preservativo es parcial, ya que el mismo no cubre algunos sectores de los genitales, en los que el virus puede estar, y así se permite su transmisión en otros casos.
No obstante el uso del preservativo debe ser siempre estimulado, ya que aún en pacientes con una infección diagnosticada, éste disminuirá la chance de reinfección, la transmisión a otras parejas, e incluso hay evidencias de que aumentaría las posibilidades de curación espontánea de lesiones actuales. Por otro lado es una herramienta clave en la prevención de otras enfermedades de transmisión sexual.

– El vacunarme contra HPV hace que no tenga que seguir haciendo los controles de rutina.
Verdadero Falso
Las pacientes que son vacunadas deben continuar participando siempre de los programas organizados de cribado.
Las razones para esta indicación son las siguientes:
a. – Las vacunas actuales cubren contra los serotipos responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello uterino, e incluso se cree que el beneficio es potencialmente mayor, porque también brindan protección cruzada para otros serotipos. De todas maneras, la cobertura no es para el 100% de los casos.
b.- Existe la posibilidad, algo que aún no se conoce con precisión, de que aumente la frecuencia de cánceres de cuello producidos por otros serotipos diferentes de los cubiertos por la vacuna, luego de que ésta haya logrado su mayor impacto.
c.- No está claramente establecida la duración máxima de protección de la vacuna.

– Las vacunas disponibles son igualmente efectivas independientemente de la edad del paciente.
Verdadero Falso
El mayor impacto protector de las mismas se logra cuando el paciente no tuvo posibilidad de contacto con el virus, y esto es antes del inicio de las relaciones sexuales. Es por esto que las vacunas se recomiendan en base a la edad promedio del inicio de las relaciones sexuales en una población, y más o menos todos los países las indican en una franja etaria ubicada entre los 9 y los 12 años de edad.
Si bien las vacunas se pueden aplicar en otras edades y situaciones, lo que probablemente se haga cada vez con mayor frecuencia, se reconoce que su eficacia no es la misma que la observada en el grupo de edad antes mencionado.

– Se debe hacer una prueba de detección de HPV antes de colocar la vacuna contra HPV.
Verdadero Falso
No, esto no es necesario y existe acuerdo entre las sociedades internacionales al respecto. Solo se logra duplicar los costos y no aparenta aportar beneficios adicionales.
Los motivos principales son que en los pacientes que aún no iniciaron las relaciones sexuales, la posibilidad de portar una infección es muy baja.
Y en pacientes que ya iniciaron sus relaciones sexuales y que desean vacunarse, un test positivo no determinará cual es el serotipo específico, y si éste es uno de los cubiertos inmunológicamente por la vacuna. Por lo tanto, si el paciente desea vacunarse luego de una eventual exposición al virus, deberá discutir esta situación con su médico, sabiendo que el máximo beneficio con la vacunación, se logra antes del inicio de las relaciones sexuales.

– Las vacunas disponibles han demostrado ser bastante seguras.
Verdadero Falso
Existe abundante evidencia científica tanto en ensayos clínicos, como en los estudios de seguimiento que se realizan luego de haber iniciado la comercialización de la vacuna, que demuestran que estas vacunas presentan excelentes perfiles de seguridad, similares a los de otras vacunas de su mismo tipo.

– La prueba de HPV reemplaza al Papanicolau.
Verdadero Falso
No, la prueba de HPV disponible en la actualidad, se está utilizando con diferentes objetivos. En muchos de los países en los que se utiliza para el tamizaje poblacional, la vacuna se emplea en conjunto con el Papanicolau. La evolución en el conocimiento puede en el futuro, modificar las pautas de screening, pero en la actualidad no reemplaza al Papanicolau.

– Al realizar el test de HPV puedo saber el tipo específico de virus que contraje.
Verdadero Falso
Los test para detección de HPV con técnica molecular basados en la tecnología de captura híbrida, no determinan el serotipo viral específico encontrado. Un resultado positivo indica que el paciente tiene ADN de algunos de los tipos virales de alto riesgo, incluidos por el test utilizado.

– Un resultado positivo del test de HPV diagnostica una lesión en el cuello uterino.
Verdadero Falso
Un test positivo solo determinará que el paciente presenta material genético del virus de HPV. Un paciente con un test positivo, puede tener una lesión preinvasora, pero ella deberá ser diagnosticada mediante otras pruebas, las cual dependerán de cada situación clínica en particular.

– Los pacientes que tienen HPV en general no tienen síntomas.
Verdadero Falso
En general la infección por HPV es completamente asintomática. Solo las lesiones que se producen por algunas infecciones, producen manifestaciones clínicas.

– El fumar aumenta mi riesgo de tener cáncer de cuello uterino.
Verdadero Falso
Existe evidencia acerca de que productos derivados del consumo de tabaco, se depositan en las secreciones genitales de las mujeres fumadoras. El tabaquismo reduce la respuesta inmune ante ésta y otras infecciones. Las mujeres fumadoras con infección por HPV, tienen mayor riesgo de desarrollar un cáncer de cuello uterino. El impacto negativo se neutraliza con el tiempo de abandonar el hábito.

– Las verrugas genitales y el cáncer de cuello uterino son producidas por los mismos serotipos virales.
Verdadero Falso
Las verrugas genitales son producidas por serotipos virales denominados de bajo riesgo sin potencial oncogénico, los dos serotipos más frecuentes son el 6 y el 11.
Los casos de cáncer de cuello uterino se producen en el 100% de los casos por tipos virales con potencial oncogénico, y en general por aquellos agrupados dentro de los serotipos llamados de alto riesgo.

Como descubrió este sitio:
– Revista
– Por otra página web
– Por referencia del médico
– Por medio de un buscador
– Por un amigo

Que edad tiene?:
– 10 a 19 años
– 20 a 29 años
– 30 a 39 anos
– 40 a 49 años
– Más de 50 años

De que nacionalidad es Usted?:

Sexo:
– Femenino
– Masculinno

Cual es su nivel educacional?:
– Primario
– Secundario
– Terciario
– Universitario

Cuanto tiempo pasó desde su último control de rutina?:
– Menos de un año
– Más de un año
– Más de dos años
– Más de 3 años
– Más de 4 años
– Nunca asistí a un control de rutina

Si Ud. o algún familiar estuvieran en edad de recibir la vacuna contra HPV, ¿estaría dispuesta a participar de la vacunación?:
– Sí
– No, me parece que no está probada su seguridad
– No, no me gustan las vacunas
– No, creo que es suficiente con el Papanicolau de rutina

Muchas gracias por su participación.
Estamos a su disposición, por cualquier duda o consulta puede realizar un contacto (LINK)